Una buena Convivencia Escolar es la anticipación de la vida social que queremos para el país especialmente para los niños y niñas quienes son quienes replicaran nuestros ejemplos.
RSS

lunes, 14 de marzo de 2011

Estudio dice que el 10% de las niñas experimenta una pubertad adelantada


Investigación en 3.000 escolares del país confirma que la pubertad empieza cada vez a menor edad.
Si cree que un buen regalo de cumpleaños para una niña de 10 años sigue siendo una muñeca, probablemente cambie de opinión después de leer este artículo. Un estudio realizado por investigadores de las universidades Católica y de Los Andes encontró que un 10% de las niñas del país experimenta signos de pubertad precoz, que se establece con la aparición de caracteres sexuales secundarios antes de los ocho años.
En el estudio participaron 3.010 escolares de cinco a 14 años, pertenecientes a 10 comunas de la Región Metropolitana. Los investigadores examinaron la presencia de signos físicos de la pubertad y, además, encuestaron a las niñas sobre la edad en que tuvieron su primer período menstrual.
La literatura científica internacional reconoce un adelantamiento de la pubertad en las menores, pero con ciertos márgenes. "Lo esperable era que sólo un 3% de las niñas se encuentre en esta condición", explica Hernán García, académico de la U. Católica y autor principal del estudio. ¿El motivo? El estudio confirma que las niñas que tenían sobrepeso u obesidad estaban más propensas a tener pubertad precoz. De hecho, el sobrepeso aumenta en 20 veces el riesgo de que esto ocurra, explica García citando otras investigaciones. Pero no es lo único: el estrés y los problemas familiares son otros factores que favorecen el adelantamiento de la pubertad, según una investigación de las universidades de Arizona y de Wisconsin.
¿Qué hacer? Poner atención a la respuesta sicológica. Al compararse con sus pares y verse distintas, las niñas van a requerir herramientas para aceptar su cuerpo a una edad en que no se habla de este tema, y de esta manera no sentirse diferentes a su grupo de referencia.
El estudio encontró similar porcentaje de niños con pubertad adelantada, pero en su caso, al no haber mediciones biológicas, los autores prefieren cautela con el tema. "El resultado en los hombres sorprende. Pero al ser evaluados por inspección se requiere una confirmación biológica", comenta García. Más aún, porque en su caso no se ven afectados por el sobrepeso, por lo que serán necesarios más estudios para analizar estos resultados.
Menarquia
El estudio también estableció que las niñas chilenas tienen la menarquia, es decir, su primera menstruación, a los 11,87 años de edad en promedio, siendo menor en las niñas que presentan índices de obesidad: 11,4 años.
Se trata de la nueva etapa de un proceso que se ha desarrollado en los últimos 120 años. En 1888, Eloísa Díaz, la primera mujer médico en Chile y Sudamérica, estableció que la edad en que más frecuentemente se presentaba la menarquia en Santiago era los 16 años. Edad que se redujo drásticamente en un siglo: un estudio realizado en 1974 en 354 niñas de la zona norte de Santiago situó en los 12,6 años la primera menstruación.
Tres décadas después, una investigación conducida por la endocrinóloga infantil Ethel Codner en 2004 mostró que esta edad se mantenía estable. "Por primera vez en los últimos 20 años se constata un adelanto en la edad de la menarquia en nuestro país", destacan los autores del presente estudio. Un proceso que no es exclusivo de Chile: varias mediciones europeas han mostrado que la menarquia se ha adelantado desde los 16,5 años en el siglo XIX hasta los 13 a mediados del siglo XX.
Una de las teorías que busca dar respuesta a este fenómeno se encuentra en la leptina, una sustancia secretada por las células del tejido graso, la cual favorece la liberación de la hormona liberadora de gonadotrofina, una sustancia crucial para la función reproductiva que se activa en la pubertad. De este modo, las niñas con sobrepeso tenderían a activar la hormona antes y, por lo tanto, a iniciar su desarrollo sexual de manera más temprana.
Los autores del trabajo también mencionan como posible causa la interacción del organismo con sustancias químicas externas. Un estudio realizado en Estados Unidos mostró que el uso de productos para el cabello que contienen estrógenos generó el desarrollo de glándulas mamarias en las niñas.
Tanto la alta prevalencia de signos de pubertad precoz como el adelanto de la menarquia puede tener consecuencias para el desarrollo físico de esos niños. "Para las mujeres es tema. Puede comprometer su estatura final, porque en estos casos terminan de crecer antes", explica García. Esto, porque después de la primera menstruación, las mujeres crecen en promedio alrededor de cinco centímetros.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Recuerdos: Mi escuela, Lugar de Paz - 2010

Una pequeña ventana

Loading...
Se ha producido un error en este gadget.