Una buena Convivencia Escolar es la anticipación de la vida social que queremos para el país especialmente para los niños y niñas quienes son quienes replicaran nuestros ejemplos.
RSS

domingo, 12 de diciembre de 2010

El Buen Trato

Cuando un niño es bien tratado en su hogar, en la escuela o en otros contextos donde interacciona, muestran una actitud y una conducta muy diferente de aquellos que no corren con esta ventaja. El buen-trato, se contagia. A su vez, esos niños trasladan a otros de su grupo la misma forma de tratamiento social.
El buen-trato, el respeto, la solidaridad, en conjunto con otros valores, se aprende como un modo de “ser”. Cuando un niño internaliza ciertos valores humanitarios, es menos probable que se produzca un desorden en su desarrollo neuroquímico. (Barudy & Dantagnan, 2005)
Un niño que experimenta ser bien-tratado tiene menos probabilidad de desencadenar una elevada respuesta al estrés y por ende, estar menos a la defensiva, como sucede con niños con desordenes de conducta.
Un niño bien-tratado creará una estructura cognitiva de acuerdo al marco referencial que fue desarrollando. De esta manera, un niño que vive en el respeto hacia los otros y hacia sí mismo, que sabe que hay una ley o norma que deberá ser cumplida; que aprende que hay cosas por las cuales tendrá que esmerarse, dar lo mejor de sí; que sabe que hay tiempos, que tiene que aprender a esperar, pues hay un tiempo para cada etapa de la vida, no tenderá a decodificar de otras personas, un gesto, mirada o un tono de voz como amenazante. (Barudy & Dantagnan, 2005)
Un niño que no corre con estas ventajas, tal vez tenga necesidad de mostrarse, rebelde o violento, introvertido o sumiso a modo de defenderse de algo que le resulta peligroso psicológicamente.
Tanto en un caso como en el otro se irán instalando condicionante con los cuales establecerá un circuito de conducta particular. Esa forma particular formarán un modo de ser, de percibir la realidad y responder hacia ella de una manera muy singular. De una manera u otra, tenderá a conducirse de la misma manera que ha sido tratado.
Todo esto se podría traducir en alfabetización emocional y dependerá de los adultos que pueda desarrollarla.
El buen trato es un tema que tiene incidencia en diversos contextos ya sea, en la política, en la salud, la educación, etc. Pero en el caso de la educación es abordado a través los contenidos fundamentales transversales incluyendo en el proceso de enseñanza – aprendizaje conceptos como el respeto, los derechos humanos, el desarrollo personal y el compromiso social entre otros. (Magendzo, et. al., en Gallardo, P. et. al, 2004)
En ocasiones se producen malos tratos por descuidos, por ignorancia o equivocación y es cuando se utiliza la violencia como forma de corregir y educar. Sin embargo, es necesario salir de la visión del enfoque negativo del Mal Trato y situarse en un enfoque positivo del Buen Trato que permite situarse en los factores protectores y mirar hacia una prevención y promoción de una forma más eficaz, efectiva y eficiente.
El definir el Buen Trato no es una tarea fácil ya que según Iglesias (2001) “es algo que se siente y no necesariamente algo que se pone en palabras”. Dentro de las posibles definiciones se encuentra que el Buen Trato es “la ausencia de acciones o situaciones maltratantes”. Este concepto se define en las relaciones con el otro y se refiere a interacciones que promueven un sentimiento mutuo de reconocimiento y valoración, las cuales parten de la capacidad de reconocer que existe un yo y también que existe otro, ambos con necesidades diferentes que se tienen en cuenta y se respetan. (Iglesias, 2001)
Los orígenes del buen trato según Maturana y Varela, (1984, citado en Barudy y Dantagnan, 2005) se remontan hacia los inicios de nuestra naturaleza como animales sociales, en donde aun es posible ver comportamientos compartidos con animales que se agrupan en manadas ya que esa asociación entre sujetos tiene una finalidad de organización y protección ante la amenaza de un externo. Es por eso que en la actualidad, cuando la vida familiar y en comunidad se basa en dinámicas de buenos tratos y de cuidados mutuos en donde sus miembros gozan de un ambiente afectivo nutritivo, reconfortante y protector. Es por eso que el cuidado mutuo y los buenos tratos son una tarea humana de vital importancia que moldea y determina la personalidad, el carácter y la salud.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Recuerdos: Mi escuela, Lugar de Paz - 2010

Una pequeña ventana

Loading...